El impacto cognoscitivo de la tecnología en los niños

Hoy en día es común ver que en su mayoría, los jóvenes y niños cuentan con algún dispositivo móvil, se ha convertido en una parte esencial en su vida al grado de depender de esta tecnología como si formara parte de su cuerpo y fuera tan sólo una extensión.

¿Te has dado cuenta de cuánto tiempo pasas, (o mejor dicho, pierdes) en el celular? Son numerosos los riesgos que corremos al tener una tableta, teléfono móvil o computadora cerca, desde el aumento en casos de miopía hasta un infarto por las radiaciones que emiten.

Es cierto que siempre hemos tenido miedo de adaptarnos a nuevas tecnologías, cada vez que tenemos algún invento revolucionario como fueron la imprenta, el telégrafo, el teléfono, la radio, etc., y el más reciente, la aparición del internet, nos asustamos y hemos repetido el “las máquinas van a suplir al humano” tantas veces como máquina se ha inventado. El problema no está en cómo una tecnología va a suplir a otra, sino el tipo de contenido que se pueda transmitir a través de ella.

El ser humano ha evolucionado y se ha adaptado a la vida con estas nuevas máquinas, “La televisión no es sólo instrumento de comunicación; es también, a la vez, “paideio”, un instrumento «antropogenético», un medium que genera un nuevo ánthropos, un nuevo tipo de ser humano.” y esto ha generado que cambiemos, que sea ahora normal ese aislamiento de realidades virtuales.

f0002627

Paideía, de origen griego, denomina el proceso de formación del adolescente (pais, paidós). En su ya clásico estudio Werner Jaeger (1946) extiende el significado del término a toda la formación del hombre.
Los niños son el objeto más importante y el que es afectado en mayores dimensiones, resulta difícil ver cómo un menor que aún no aprende siquiera a leer es capaz de manejar los dispositivos sin dificultad alguna, cuando a los adultos nos cuesta adaptarnos y necesitamos instrucciones incluso de los propios infantes, recuerdo cuando mi madre hablaba con sus amigas y decía “…mi hija utiliza la televisión como si hubiera nacido con ella”, y la verdad es que no existe ya manera en la que no podamos estar rodeados por tecnología.

Según Jean Piaget y su teoría del aprendizaje, una persona forma su conciencia de lo que es bueno y malo, aprende a discernir grupos sociales y su rol dentro de la sociedad misma y tiene el mayor desarrollo cognoscitivo de sus vidas antes de los 6 años, entonces, si ese menor edad es sobreexpuesto de manera pasiva a multimedia se aísla de los otros y pierde paulatinamente su capacidad de comunicación efectiva.

Los estímulos a los que están expuestos los pequeños son en su mayoría audiovisuales, lo que obliga al receptor a estar en una sola posición, provocando obesidad, falta de actividad física, tortícolis, etc., y no sólo eso, sino que crece sin interactuar con sus semejantes, sin descubrir su entorno, la naturaleza y los problemas reales del mundo, practicar un deporte o jugar un juego de mesa. Sin embargo, en la actualidad un niño deja de pedir una bicicleta para jugar con sus amigos y prefiere pedir una “tablet” para poder verlo en una pantalla de 10 pulgadas.
¿Desde cuándo es mejor ver a través de un dispositivo que observar las cosas con nuestros propios ojos?

children-tablet
Para que nuestro cerebro pueda desarrollarse de manera correcta en los primeros años de vida requiere manejar conceptos de la vida real, para eso, los juguetes más recomendables son con los que se pueda tener aplicación de cierta lógica y metas tangibles, así como retos y pensamientos matemáticos al mismo tiempo que nos desarrollamos físicamente.

Es verdad que los padres en ocasiones no cuentan con el tiempo suficiente para estar con sus hijos debido a las altas demandas laborales para poder sustentar un hogar, no obstante, han dejado de lado parte de la educación en casa a lo que un niño puede acceder en un dispositivo y en internet. Imagínense que su hijo está sólo en casa con acceso a internet y usted no puede supervisar el contenido al que puede acceder, aquel menor puede escoger entre leer un libro o tomar su dispositivo tecnológico (lo cual suena más divertido), en donde encontrará desde pokemón hasta porno.

Es increíble encontrar niños de 12 años hablando de cosas como el amor y otros temas de una índole que requiere una madurez que solo se alcanza en la etapa adulta de nuestras vidas cuando hace años un niño sólo se preocupaba en ser lo que es, un niño.

Tal vez este fenómeno de la tecnología pueda tener sus ventajas, pero la realidad es que está logrando que los individuos dejen de disfrutar y vivir ciertas etapas de la vida, lo que impide alcanzar su capacidad creativa al máximo. Lo más recomendable sería lograr una combinación entre tecnología (supervisada, interactiva y dosificada) y viejas como juegos con cartas, actividades creativas o artísticas y deportes para que las próximas generaciones pudieran explotar al máximo su ingenio y no solo convertirse en robots que cada vez más parece ser que somos las personas que dependemos de la misma en nuestra vida cotidiana.