Ayer hace 51 años murió Guillermo González Camarena, el mexicano que revolucionó al mundo (y al espacio exterior) con la implantación de la televisión a color. Fué el menor de ocho hermanos, y aunque todos eran talentosos, Guillermo siempre mostró interés por la electricidad y la electrónica, así como en la astronomía y hasta en la música. Basado en su pachequez de que los ovnis existen y que pueden aparecer y dejar de ser visibles con tan solo un buen uso de la electricidad, llevó a Camarena a realizar varios tipos de experimentos incluyendo su “Electrodisco”, que era básicamente un objeto tipo platillo volador que enviaba transmisiones de un lado a otro tratando de transportarse y ver qué tan lejos llegaba sin perder la comunicación con la fuente

 

Para cuando Guillermito tenía apenas 23 años, también considerado como el “geek” de los años 50’, solicitó su patente para “El equipo cromoscópico adaptado para la televisión” aunque no fué sino hasta 1946 que envió oficialmente las primeras transmisiones de televisión en el cine Alameda. González Camarena siempre mostró interés por los niños, tuvo dos propios (Cato y Arturito) y trataba de enfocarse en su aprendizaje, de hecho, se dice que su trabajo, investigaciones e inventos  en realidad no fueron taaan bien remunerados sino que, lo que más le importaba, es que los niños fueran felices.

 

“…el equipo cromoscópico adaptado para la televisión.”

 

Aquél que nosotros conocíamos en nuestra infancia como Canal 5 o XHGC (en honor al creador González Camarena) fue el canal por el que el 21 de enero de 1963 se grabó el programa “Paraíso infantil”, primero en su clase para la televisión a color (sólo grabado porque como apenas existían las cámaras en blanco y negro, tenían que adaptarse los contenidos para luego ser transmitidos ya con color); lo que Guillermo quería es que sus inventos beneficiaran a todo el mundo, incluyendo a personas de escasos recursos, a los mas cercanos y los más lejanos, sobre todo porque ya estaban próximas las olimpiadas de 1968 y tenía que lucirse para la transmisión y difusión del enorme evento. Desgraciadamente, el inventor murió en abril de 1965 en un accidente automovilístico, por lo que no alcanzó a ponerse de acuerdo con todas las personas necesarias para que tomaran el cargo de la transmisión de las olimpiadas, gracias a esto las televisoras sufrieron una crisis al no saber qué hacer en tal situación.

 

El concepto de telesecundaria, fue también impulsado por Camarena y en colaboración con Emilio Azcárraga Vidaurreta, “Geek” también de la época y abuelo del actual Director y dueño de Televisa, consistía en transmitir clases a nivel secundaria al aire para que las personas que veían la televisión fueran al mismo tiempo entretenidas y educadas, claro con el fin que todos deberíamos de tener, de aprender de los buenos ejemplos y darnos cuenta de que si tenemos dedicación podemos impulsar a nuestro país a que tenga una mejor autosuficiencia y pueda sostenerse de manera adecuada y creciente.

 

El dia de hoy, a los 99 años del nacimiento de ésta maravillosa persona, vemos la televisión de manera diferente, en pantallas, con smart TV’s, añadiendo la internet y el desarrollo de las telecomunicaciones que ha impulsado enormemente a la industria y a la humanidad en general.

 

Para el 31 de Diciembre de 2015 a las 11:59, México se quedó sin señal en las televisiones viejitas (o analógicas) para el resto de la eternidad, desde Camarena, nadie había implementado un sistema nuevo para la transmisión de televisión mexicana, y no es que el apagón tecnológico nos haya hecho el mayor de los beneficios, aparte de tener una más alta resolución, ésta situación nos ha creado un par de problemas a la sociedad y a las grandes empresas, por ejemplo, se encontraron abandonados cerca de 14 millones de televisores en las calles de nuestro país. Si éste es tu caso, por favor busca un centro en donde dejar tu televisión, puedes ubicarlo aquí:

 

http://www.gob.mx/depositatutele

 

Situación para preocuparse es ver el cómo impactan las nuevas tecnologías en nuestra vida diaria, gadgets como el Xbox, WiiU y el famosísimo iPhone, que han revolucionado nuestra manera de ver el mundo por completo, así como la forma en la que consumimos de nuestro entorno.  

 

Si miras a tu alrededor, en la escuela, en el trabajo y en la calle, la mayoría de la gente está súper idiotizada con sus teléfonos móviles (rara vez haciendo algo importante), generalmente sólo buscando nada en redes sociales o viendo conversaciones antiguas para sentir que estamos teniendo contacto con alguien y la mayoría de las veces, nos parece suficiente. ¿Te sucede lo mismo que  a mí? Desbloqueo el móvil pensando en un tarea específica  y termino haciendo algo completamente diferente, ese estúpido multitasking es la forma elegante de decir que somos unos pinches dispersos que no se enfocan en nada.  (Por cierto la tarea específica era revisar solo la hora). Éste tipo de situaciones afectan diariamente en la administración de nuestro tiempo, la convivencia social y familiar, y la manera incluso de vernos a nosotros mismos “ante la sociedad”.  

 

La tecnología ha llegado a tantos alcances, que además de transmitir a través de una televisión, también podemos transmitir a través de pequeñas cámaras insertadas en nuestros celulares, laptops, xboxs, etc,; lo cual también nos llevaría a pensar en la famosa paranoia común de ser espiados por el gobierno. Existen aplicaciones para android e IOS para espiar a otra persona ¡Desde su propio celular!, si éste tipo de tecnologías están al alcance de nuestras simples y campesinas manos, imagínate para sus propios creadores y para el gobierno (incluídos los rateros).

 

Otro de los acontecimientos que ha afectado al invento de Camarena (y a su propio canal) es que ahora, una de las alternativas para no dejar morir a tu televisión analógica es contratar un sistema de televisión de paga, en el cual, se incluye una lista enorme también de otros canales, ésto, por supuesto, da a los usuarios más variedad de contenido y por lo tanto, más audiencia a las televisoras independientes o nuevas; casas productoras como Televisa y TV Azteca han decrecido y se encuentran temblando en un hilito por la audiencia que están perdiendo.
A estas alturas, parece que tenemos tanta información y tecnología en nuestras manos, que difícilmente sabemos que hacer con ella, es necesario que comencemos a separar el tipo de contenido que dejamos entrar a nuestro entorno, analizar y reflexionar acerca de ello y hacer algo al respecto, recuerda que la acción más pequeña vale más que la intención más grande.