Caminé alrededor de kiosco, entre carritos de tamales, puestos de periódicos y caminantes desmañanados. Buscaba una máscara de luchador y una bicicleta.  El cielo raso y gris de esa mañana contrastó con los colores con los que se hizo presente el Doctor Pirotecnia; pantalón rojo, camisa azul con rayas que rompían el gris de la mañana  y el rostro cubierto por una máscara blanca con destellos de  flamas y en la frente una voladora.

Doctor Pirotecnia

Revolta: -¿Cómo surge el “Doctor Pirotecnia”?

Doctor Pirotecnia: – Quería un personaje que fuera muy original y que representara a Tultepec (El cerro del Tule), lo que soy y de dónde vengo. Tenía que ser algo con fuego, algo con pirotecnia. La idea se me apareció como una bomba o una voladora, llego a mí y me dijo “Tienes que ser el Doctor Pirotecnia” y así surgió mi nombre.-

Tultepec es un municipio del Estado de México, localizado al norte de la zona metropolitana de la Ciudad de México. El municipio se caracteriza por concentrar alrededor de 40% de los permisos nacionales para la elaboración, comercialización y transporte de la pirotecnia,  actividad por la cual se le conoce como  “La Capital Nacional de la Pirotecnia”

R:- ¿Por qué utilizas una máscara de luchador?

DP:-Soy integrante del grupo Voladora  y tocamos rock-surf. Este género musical se caracteriza por utilizar como recurso visual las máscaras de luchador, fue así como llegué a utilizar una máscara.  Para la mía  me inspiré en emblemas pirotécnicos, en el antifaz tengo una flama -mientras me explica,  pasa su mano, por cada uno de los símbolos que componen la careta que cubre su rostro como quien señala una cicatriz o seña particular del rostro de la cual no se puede deshacer- en la frente tengo un satélite pirotécnico y en los oídos tengo rehiletes simulando la vuelta de los castillos de fuego.

R:-¿Por qué un luchador que toca surf comienza interesarse en realizar labores sociales?

DP:-En la zona alta de Tultepec hay niños que creen que la ciudad es como otro mundo, seguimos siendo un pueblo pequeño que la globalización ha invadido. Llegaron las transnacionales, llegaron todas las empresas que se están comiendo a Tultepec.  Esa urbanidad está acabando con las plantas, los animales, y las tradiciones; eso para mí es muy triste.  Mi labor social real es compartir el conocimiento que tengo.  Lo que aprendo me gusta enseñarlo a la gente.

Conversamos sobre Tultepec, la pirotecnia, su personaje y su máquina del tiempo (su bicicleta vagabundo).  Nos dirigimos a la parte alta de Tultepec, lugar donde el Doc, da clases de guitarra a los niños de los alrededores en el patio lateral de una iglesia. Conocimos a doña Conchita, héroe local  sin máscara, quien atiende un comedor comunitario en la parte alta de Tultepec, que  irónicamente es la más alta y la más pobre. Caminamos por calles empinadas y sin pavimentar. La carencia y el abandono es palpable.

DP: -Lo que hago es impartir cursos de verano a los niños”- me comenta el Doctor Pirotecnia mientras afina las guitarras de los niños que se lo van pidiendo- Los niños necesitan una actividad para distraerse y alejarse de malas compañías y de los vicios. 

 

El Doctor Pirotecnia es un personaje escurridizo, no rebela ningún dato personal, ha creado un pasado y un presente para su personaje y para cualquier pregunta siempre tiene una respuesta planeada. 

DP:-Soy un hombre enamorado de mi raíz, y mi raíz entiendo, son los lugares y circunstancias en los cuales yo he crecido y sigo esforzándome por crecer, pero ¿qué es mi raíz? , son las personas, la expresión y la cultura de un pueblo, en la que día a día sigo creciendo, Tultepec.

Este es el discurso que de forma automática aparece cuando intento ahondar en su historia personal.

R:-¿Cómo es la gente de Tultepec?

DP:- Es una gente que ayuda, que apoya movimientos sociales, son personas unidas. Cuando ocurre un accidente la gente va para ver qué pasó y cómo puede apoyar; la gente del pueblo es muy fraternal.

Lo alto de Tultepec

Tultepec Visto desde lo alto

Nuestra idea inicial era grabar un documental acerca del Doctor Pirotecnia y como este personaje ha cambiado y transformado su entorno, pero nuestra falta de experiencia y conocimiento técnico el material recabado en un gran fracaso. Para el segundo día de grabación deambulamos por las calles del barrio del Doctor Pirotecnia intentando encontrar una fiesta patronal.  

Ese día nos mencionó que las fiestas patronales no solo se realizan de noche, también durante el día festejan con castillos que contienen papelitos de colores y destellan con los rayos del sol.

Uno de los barrios (colonias)  festejaba a su santo patrono al medio día, y nosotros estábamos ahí para presenciarlo. Caminamos aprisa por las calles siguiendo el ruido de las explosiones, llegamos tarde.  Los papelitos de colores yacían en el suelo. Los vecinos se comenzaban a retirar. Los encargados de retirar las estructuras del castillo se encontraban arriba, desarmando y desanudando las partes que sobraron. 

-Cuidado- fue el grito que hizo girar la cabeza de los que ya se iban y que corrieran los que solo eran espectadores.

La estructura se desplomó con dos personas dentro. La gente que unos momentos antes disfrutó de papelitos multicolores, ayudó a levantar la estructura y auxilió a las personas  que habían caído.

-No sigas tomando fotos Puto- me dijeron cerca del hombro con una voz bajita, pero que se escuchó clara entre todo el desmadre que se había propiciado.

 No les hagas caso– me dijo el Doc Pirotecnia– no les gusta a los Coheteros que se sepa de los accidentes, eso refuerza la idea popular del peligro de la pirotecnia.

R:-¿Cómo surge la necesidad de tomar las calles para realizar una labor social?-

DP:– Veía que la gente se quejaba mucho de que había muchos secuestros, que había mucha delincuencia pero exigiéndole al gobierno. Yo creo que esa no es la solución, al final la mafia y todos los malos siguen infiltrados dentro del gobierno y la policía, y pues yo no tengo armas, tenemos pirotecnia, pero la pirotecnia es para alegrar o animar una fiesta y diversas actividades. Soy artista y creo que la mejor forma de protestar es hacer un poco de arte en la calle.-

R:¿Cómo comienzan a reconocer al Doctor Pirotecnia, como un luchador social?

DP:-Primero fueron de las tocadas con la Voladora, luego fueron las redes sociales, comencé a subir fotos de Tultepec porque quería difundir lo que es Tultepec, de esa manera tuve respuesta de mucha gente, me empezaron a saludar en la calle, me empezaron a preguntar información sobre Tultepec y me empezaron a preguntar mi nombre (risas) , esa información aun no la revelo …-

R: ¿Cuál es tu historia personal?

DP:-Desciendo de una familia de tradición pirotécnica. Se comenta que hace mucho tiempo mi abuelo hacía pólvora , era de los pocos que manejaban grandes cantidades de pólvora . Yo nací aquí en la “Tierra de fuego” Tultepec,  me dedico a la música, a la pirotecnia y a la promoción cultural y soy un soñador. Un buen amigo tenia una frase que se me quedó muy grabada y me decía que los artistas somos como ovejitas que salen de su círculo; yo soy una de esas ovejitas. En la actualidad mi familia se dedica a la pirotecnia.

R:¿Tu más grande sueño?

DP:- Mi más grande sueño es que las tradiciones de Tultepec no desaparezcan, son muy nuestras y la globalización está acabando con ellas; es muy difícil que perduren. Aquí el conocimiento de la pirotecnia se transmite de generación en generación, una mayordomía se pasa de casa en casa, no tienen interés, ya no son religiosos, ya no creen, ya todo ha cambiado, es muy complicado, no sé qué vaya a pasar, yo tengo miedo que desaparezcan esas tradiciones y mi mayor sueño es que perdure.

Para conocer más de Tultepec y del Doctor Pirotecnia da clic aquí