Desde los 60’s vimos a grandes de la música envueltos en problemas con la justicia, todo gracias a la adicción que tenían a las drogas. Jim Morrison, Jimi Hendrix y Janis Joplin son un claro ejemplo de estos legendarios músicos, que no por tener fama, dinero y chingos de seguidores, se libraron de caer en manos de la policía.

 

Y la historia no se quedo ahí, pues más tarde vimos a músicos más modernos que pasaron por lo mismo que éstos; Pete Doherty y Amy Winehouse, por mencionar a algunos; que al igual que Morrison, Hendrix y Joplin, su adicción a las drogas los hizo cometer una serie de locuras que los llevaron a tener problemas con la seguridad de su país.

r3 3

Los músicos mexicanos también se han visto involucrados en problemas con la justicia. No olvidarás a León Larregui, quien hace algunos años fue remitido al “Torito” tras fallar la prueba del alcoholímetro. El vocalista de Zoé todavía se dio el lujo de hacer unos panchos y destrozos que no le ayudaron a ni madres, pues aún y con berrinches León tuvo que pagar una sanción de 36 horas de arresto administrativo.

Tampoco nos olvidamos de Celia Lora, quien no solo conducía bajo los efectos del alcohol, sino que llevó a un inocente a la muerte, y que gracias a su fama y las palancas que supongo tuvo que tener; sólo pasó 3 meses y medio en prisión, hasta que le otorgaron la libertad bajo fianza.

r3 4

Y no descartamos a otros famosones, no tan rockerones como Michael Jackson o Gloria Trevi, quienes tuvieron fuertes problemas con la justicia.

 

Así es como el ser famoso no te garantiza la gloria eterna, pues eres una persona más, no un Dios. Y así como nosotros las personas underground pagamos las consecuencias de nuestros malos actos, ellos lo deben hacer de la misma manera.