Orgullosamente podemos decir que el idioma español es demasiado variado,  gracias a esto la variación de palabras se nos da para jugar con el contexto. Existe algo llamado “eufemismos”; los eufemismos son palabras  que se usan para encubrir  la dureza de otra palabra que puede alterar la moral de otras personas, por ejemplo, las palabras pene y vagina se escuchan un poco prosaicas a oídos un tanto conservadores.

Es por eso que la gente ha tenido que jugar con el lenguaje para modificarlo, alterarlo y finalmente hacerlo suyo para pasar a ser de dominio público. En un afán de ampliar su bagaje cultural les dejo una lista de palabras “sexuales” que dependiendo la región en la que se encuentren son usadas, ya saben, para que hablen con propiedad y finura.

A la “parte”* de la mujer se le llama de la siguiente manera:

*(Favor de no tirar caldo a la hora de leer).

En México: el abrefácil, alcancía, almeja, araña, argolla, las aspiradora, la barbona, la baticueva, la bigotona, bizcocho, buchaca, buche, la canoa, cochito, la comemoco, coneja, cucaracha, cucrucho, chango, la chicolina, chocho, la destroncadora, ejotito, la espumosa, es estadio olímpico, el estuche, el estuche, el frijo, Gigina, la herida, los labios de la negra, la limpiapicos, mamey, la mensual, la molleja, monedero, moño, moño de cochono, moñoñongo, nido, el ojo, el oso negro, ostión, palomita, panocha, papaya, la pata de camello (camel toe), pepa, pucha, la punketa, quelite, quesadilla, remame, la rompecabezas, el sacapuntas, sapo, la sardina, la selva, la siempre tibia, el tajo, el tlacoyo, la trompuda, el tamal, el taquito, la tragasables, el túnel del amor, la tuzita, la vaina, la verija.

En otros países:

Argentina y Uruguay: cajeta, concha, cotorra, chacón, cuchufleta, empanada, felpudo, la maga, pepa, zorra.

Chile: cajeta, concha, la cholga, chuchundrula, chuchundruleña, el hachazo, la rajazorra, el tirabeso, la sonrisa vertical, yoni.

Colombia: berenjena, cachucha, la chascona, la cuca, culito, el monte de Eva, mico, la papona, pepa, piraña, yoyopola.

Cuba: bollo, bototo, coño, marraqueta, papaya, Toto, el turrón.

España: almeja, asunto, breva, concha, conejo, coño, chichi, chirla, chirri, chocho, chota, chuca, chumino, loncharaja, peseta, potorro, tota, felpudo, vaina.

Perú: arepa, bollo, conejo, pepa, la espumosa, chorope.

Venezuela: bollo, cuca, la come el mío, coño, cuchufleta, chocho, cuchara, chucha, el guardachurros, paparrucha, pepita, el tajo meón.

A la “parte” de hombre se le llama:

En México: el de abajo, aguayón, birote, brazo de santo, brizna, cabeza de gato, cabeza de pepa, el cabezón, camarón, camote, cara de haba, ciclope chino, colgazón, corneta, el cuaresmeño, la cosa, chaflán, chambarete, chile, chipotle, chorizo, chostón o chóstomo, la chupachup, chupas, chupete, chúperson, eso, estaca, lanza, el lechero, leño, longaniza, la macana, macizo, la manguera, masacuata, me agarras, el monstruo, morrongo, el muñeco, la negra, la ñonga, pajarito, la palanca, el palo, el paquete, plátano, pirrín, el pirulí, pistola, retazo, riata, rifle, el sable, salchicha, siéntate, sobas, tilín, torneado, el trozo, verga.

En otros países:

Argentina: batata, belín, caranta, cañon, catso, cazzo, chisme, chispa, chorizo, ganso, garompa, picha, pija, pinga, pistola, poronga, soldatonga, verga.

Centroamérica: andorga, arropilla, atarantacharcos, butifarra, cabezona, cipote, clavel, correa, cucota, minga, polla, verga.

Chile: bombín, brocha, cabeza de bombero, cabeza rota, cabezón, cacao, colón, compañero, copa, copetón, corozo, coso, garampeta, manija, picha.

España: cachiporra, cigala, cimbrel, cipote, colilla, conina, chilaba, chistorra, churro, falo, higo, mástil, miembro, nabo, picha, parra, pija, pilila, polla, seta, la tercera pierna, señor calvo.

Perú: berengue, bigornia, brazo, brazo de santo, brocha, cabezón, coronta, chisa, el mastilverga, la pija, pirulí.

Venezuela: la anaconda, cácaro, chorizo, corota, chota, chile, charra, pipe, pirulí, chimbo, poronga.

Si conoces más palabras para ampliar este pequeño compendio de “eufemismos” anótala en los cometarios.