Kristina Pimenova, considerada la niña más bella del mundo, ha elegido ser modelo a pesar de que solo tiene 9 años. Ha dejado la escuela por las pasarelas y ya ingresa más de 40.000 euros al año. No hay nada más que decir, creo yo.