Shi Mohad es una arista china de la cuál no puedo explicar los pedos mentales que tiene en la cabeza, pero te aseguro que su catarsis me encanta. Mohad plasma los traumas infantiles que ella tal vez algún día tuvo, o los de su primo, amigo o de algún conocido; lo interesante de su trabajo es que juega con dos roles, lo oscuro del trauma de un niño, pero lo llamativo de cuando uno lo es: los colores, las expresiones en la cara y hasta cierto punto, la inocencia de cada cuerpo plasmado.

La respuesta de cada pintura se la das tú. Para saber más de Shi Mohad, visita su página web.