“En la agitada década de los setenta los jóvenes de varias partes del mundo trataban de experimentar nuevas libertades y formas de ser, contrapuestas al asfixiante paternalismo -traducido en formas de gobierno- que dictaba en todo momento como debían ser las cosas: desde el corte de pelo, el tipo de ropa que se vestía, la música que se escuchaba, la moral y las directrices que debían observarse religiosamente.”      

Han pasado 46 años desde aquel  2 de octubre de 1968, las demás sociales  se han heredado con el paso de los años, el repudio social por un gobierno ineficiente no ha echo otra cosa más que incrementarse. Los abusos por parte del gobierno hacia los ciudadanos han hecho que este día mostremos que las demandas sociales no han cambiado, se ha preservado y se han exacerbado.

Luego de 46 años las consignas se siguen repitiendo – la historia en nuestro país se ha vuelto cíclica-  lo que no ha cambiado y uno no se explica el ¿por qué? es que  el vetusto partido político que mando a asesinar  a 300 estudiantes  (“Es terrible haber llegado a una cifra de muertos por consenso”, observó Aguayo en su libro “Los Archivos de la Violencia” siga detentando el poder. 

En su libro “La noche de Tlatelolco” (Ediciones Era, 1971), Elena Poniatowska recoge el sentir de lo que aconteció en el las marchas del movimiento estudiantil de 1968. Los estudiantes no pedían imposibles, ni nada que les pudiera ser negado.

“Soldado no dispares, tú también eres pueblo”.

“Nada con la fuerza, todo con la razón”.

“Obrero, destruye tu sindicato charro”.

Mantas en la manifestación del 27 de agosto de 1968.

“Libros sí, granaderos no”.

“’Estos son los agitadores: Ignorancia, Hambre y Miseria”.

Mantas en la Manifestación del Silencio, viernes 13 de septiembre de 1968.

“¡Pueblo, no nos abandones – únete pueblo!”

Coro en la manifestación del 13 de agosto de 1968.

“El Movimiento Estudiantil no es obra de delincuentes ni tiene propósitos de subversión del orden institucional. Los líderes estudiantiles están dispuestos a entablar un diálogo con las más altas autoridades del país”.

Ing. Heberto Castillo, Anatomías, Mesa redonda organizada por Jorge Saldaña, 21 de agosto de 1968.