Hay muchas personas que no se animan a tener sexo cuando a la mujer la “visita Andrés”. Entre mucho tabúes que tienen origen en la biblia y ahora han saltado de boca en boca en la sociedad, la gente lo ha llegado a considerar como un acto sucio, impuro e incluso osado. Pero con el paso del tiempo, las mujeres hemos podido abrir un poco más nuestra sexualidad y estamos rompiendo y siendo más seguras ante estas barreras que nos impiden disfrutar de una vida sexual plena y disfrutable sin remordimientos de estar haciendo algo malo.

Todo empieza por asquito a nosotras mismas, y luego, el miedo o la inseguridad que le asco a él. Una mujer tiene que ser segura, confiar en nuestra esencia y externarlo a la persona con la que estemos, así él se podrá sentir más abierto a la experimentación. Si estás en el momento próximo a tener relaciones es fundamental platicarlo con quién estés y llegar a un acuerdo mutuo de “no problem”.

Ya que ambas partes deciden rifarse la misión, pues bueno, debes considerar varias cosas, una muy importante es la cama, si te descuidas se mancharán sábanas, colchas, cobijas y el propio colchón, aparte es de esas manchas amarillentas y arrugadas que ya no se quitan, nadie quiere tener un colchón todo bautizado de manchas, así que mejor consigue una toalla para ponerla debajo de tu cadera.

Usa condón, en estos días rojos las mujeres somos más propensas a contraer infecciones, si tu pareja no es estable, no te arriesgues ni arriesgues a tu pareja.

Ten a la mano toallitas húmedas desechables o papel higiénico, durante y al final necesitaras limpiarte todos esos fluidos.

Una de las posturas más cómodas que podrás usar es la de misionero, ya que todo quedará entre la toalla que está en el colchón y tú. Puedes practicar las que quieras, pero ya sabes cuál es el riesgo de esparcir todo el mole. Recuerda que cuando la menstruación está presente, estamos más inflamadas y una penetración fuerte o profunda puede lastimarte.

No tengas sexo en una alberca, fuera de que te puedes delatar, puedes contraer una infección, nada mejor que hacerlo en la ducha, el agua limpiará toda evidencia, no hay necesidad de preocuparse del colchón y al final quedarás aseada.

Descarta los DJ´S, a menos que al chico no le importe y tengas suficiente papel al lado, entonces déjate consentir, pero asegúrate de que tenga las manos limpias.

Con este lubricante natural, la horripilancia de los cólicos queda atrás, sólo disfruta tanto como puedas, ya que si llegas al orgasmo, las contracciones dentro de la vagina ayudarán naturalmente a disminuir el dolor del vientre.

Todo es cuestión de confianza y seguridad, no tengas miedo a experimentar cosas nuevas. Abre tu mente para dejar a un lado los tabúes y descubre tu sexualidad. En cuanto este tema no encantaría leer tus experiencias ¿se te hace cómo o incómodo? ¿Cuáles son tus consejos a la hora de hacerlo? ¿has tenido malas experiencias? Cuéntanos tus vivencias.