Doctor House tenía un lema “todos mienten” (sin excepción), quizá  unos más que  otros. En el mundo de las mentiras existen mentiras “blancas” y mentiras de tamaño colosal, pero hoy hablaremos de las mentiras sexuales.  Descubriremos por qué las mujeres, en ocasiones sino es que siempre, fingimos un orgasmo.
La historia de la sexualidad femenina esta plagada de represiones y culpas, aunque aún no sabemos a ciencia cierta el porqué. La lucha de las propias mujeres ha dado frutos, es decir, aunque sigue siendo un tabú hablar de sexo, el universo de temas sexuales se ha extendido. Tenemos presente que México es un país falócrata y machista en donde la mujer debe de  cargar con las reglas y la moral de esta, nuestra pinche sufrida cultura.-

La comunicación entre las parejas es indispensable para llegar al orgasmo. Pero qué pasa cuando es sexo sin compromiso, por qué no pedir que nos besen, nos acaricien y nos chupen como nos gusta, digo, muchos hombres lo piden. No debemos tener miedo, temor o pudor. Aunque cada persona recibió una educación distinta de sus padres, debemos de elegir lo que nos guste y lo que nos haga sentir bien.


La Universidad de Temple y del Kenyon Collage (USA), realizó un estudio llamado “Escala de Falsificación de Orgasmo” donde participaron 500 mujeres heterosexuales. Este experimento señaló que gemiditos, grititos, contracciones vaginales (perrito), y demás artimañas, sirven para que la mujer disfrute y goce más en la cama.

Pero no todo es placer, el mismo estudio,  demostró que las mujeres fingen por otras razones:

1.- Hacer sentir bien a su pareja. Aumentar el ego del macho, es la primer razón de por qué las mujeres mienten en el lecho.
2.- Miedo o inseguridad. Tener  un amante que nos quiera y nos procure siempre es bueno,  el miedo a perderlo puede ser una razón más para fingir.
3.- Finalizar el acto sexual. Si la mujer está cansada o no lo está disfrutando, puede hacerlo para estimular y apresurar la venida del hombre.

Los autores de “Escala de Falsificación de Orgasmo” aseguran que las personas que mienten por inseguridad, miedo o por retener a alguien es dañino para la propia seguridad emocional, pero que si esta técnica la utilizan para auto excitarse, puede volverse una herramienta orgásmica.
El consejo es que primero descubras tu propio cuerpo, qué sepas qué te gusta y qué no para que puedas comunicárselo a tu compañero de cama y así no tengas que  fingir el orgasmo. No lo finjas, vívelo. Y como decía el chavo del ocho “la mentira nunca es buena, mata el alma y la envenena”.

 

Para leer notas relacionadas da clic aquí