Así, sin más presentación ni lujo de detalles, un flyer circulaba por face, una tarde de Funk era lo anunciado, los grupos: Soul Sonora, Maguila y Punta Diamante fueron los invitados. La cita fue a las 5 pm, el lugar, la explanada municipal de Cuautitlán Izcalli.Entre concursos y regalos (piñatas y chorisos ) dieron por fin paso a la música, primero los Soul Sonora, cuarteto de simios que con su mezcla de funk y ritmos latinos ponen al público a bailar, su show siempre está lleno de energía, nadie se puede quedar sentado, sólo es cosa de dejarse llevar; tocaron rolas de su primer disco como What da Funk, Soulomón, Move it y cerraron con su clásica canción, El malvado doctor Tocino .

Después tocó el turno de Maguila, y prepárate porque aquí viene lo bueno, antes de subir al escenario, estuvimos platicando con ellos y nos dijeron que si hubieran sabido que el evento era del PRI, seguro no hubieran tocado, esta banda defeña pone el dedo en la llaga al tocar temas políticos pero apartidistas y anárquicos, cosa que los organizadores del evento no sabían (ja ja). Esta banda funkera compuesta de 8 integrantes, entre ellos un dj, dos vocalistas, uno de ellos es una mujer que le da un contraste muy peculiar al sonido y a las rimas que tiran con madre y muy alto.

La banda se caracteriza por hacer funk y mezclar rap, un rap que le grita al gobierno, y así sucedió; durante su presentación se pudo observar la presencia de militares y policía estatal en la plancha municipal, lo cual, para los izcallenses es una cosa “normal”, pan de todos los días pues, pero esto le sorprendió mucho a Maguila, así que desempolvaron sus mejores rolas de protesta y empezaron a cantar; el público comenzó a desconcertase porque su mensaje fue directo contra la tira que se encontraba enfrente –“militares, no tienen nada que hacer aquí, esto no es un cuartél”-, “nosotros no estamos aquí por el gobierno, somos una banda del pueblo y para el pueblo” resonó la frase en una explanada llena de simpatizantes priistas; en corto se notó su rebeldía e inconformismo.

Así como defendieron su ideología, apareció la censura. La música de un momento a otro paró, los integrantes de Maguila desconectaron sus instrumentos y el funk que hizo emputar a muchos paró. Un animador que trabaja en la estación de radio 97.7 tomó el micrófono y les dijo que gracias al PRI estaban allí y que debían de ser agradecidos con el Lic. Víctor Moreno ya que él estaba prestando el espacio, rápidamente el staff organizador hizo una porra para adular al licenciado priista.

Maguila bajó del escenario un poco molesto, digo, ni siquiera les pagaron un peso, ni a ellos, ni a las otras bandas. Sabemos que bajo el yugo de este gobierno, no muchas personas tienen las bolas para decirles en su cara lo que es sabido y callado por muchos. Ya abajo la banda platicó acerca de la censura y la falta de expresión, aunque entre otros comentarios se dijo que no era el espacio ni el momento, eso ya se deja a consideración personal. Por otra parte, Punta Diamante no tuvo la oportunidad de tocar.

El evento continuó con una banda de rock local y otros concursos (igual de chorizos y piteros que al inicio). Gracias Maguila por regresarle el carácter contestario a la música, a esa que sale de las entrañas y provocar en la gente algo, por intentar hacernos despertar de un largo letargo, de ser incomodos, de tener algo que decir y que la represeción tolerada que existe se vaya directo a la mierda junto con una política anquilosada y caduca.