Siddhartha, baterista de Zoé en el 2005, lanzó su tercer álbum de estudio titulado “El Vuelo del Pez”, un disco que sigue bajo la misma línea que los dos anteriores, pero en el que los sintetizadores toman mayor fuerza y que podría lograr superar el éxito obtenido hasta el momento.

En este disco Siddhartha pudo trabajar con Jesús Báez, tecladista de Zoé, y el productor Yamil Rezc, pero además permitió que su banda se involucrara en cada etapa de la producción, algo que no había sucedido con “Why You?” y “Naufrago”.

La canción de apertura “El Aire” la pudimos escuchar a finales del 2013 y nos dejó con ganas de escuchar más del disco. Tiene un intro que funciona no sólo para la canción sino también para todo el disco. Los sintetizadores son la base de principio a fin y contrastan con la suave voz de Jorge.

“Infinitos” tiene una melodía sencilla pero que no necesita ser demasiado fuerte ya que nos habla del dolor que podemos llegar a sentir después de una separación, pero que al final eso puede ser algo bueno.

“Bacalar” se ha convertido en una de mis canciones favoritas del momento, todos tenemos un lugar que nos recuerda a esa persona que ya no está. Para Siddhartha ese lugar que “se mezcla entre la realidad y los sueños eternos” es Bacalar, una laguna ubicada en Quintana Roo.

“Una señal” se remonta a la época de producción del segundo disco, pero no fue hasta este material que salió a la luz, tal vez es por eso que suena más a lo que el músico hacia antes y pasa un poco desapercibida.

El bajó se vuelve un increíble acompañamiento en “El Deshielo”, sueña a esa tristeza que invade nuestra mente pero que es la misma que te ayuda a salir del hoyo. Además de que Jorge ha declarado que es su favorita en esta etapa por lo que vale la pena prestarle toda la atención.

La primera vez que escuché “Ecos de Miel” me aburrió y la cambie, un error bastante grave porque ahora es otra de mis favoritas. Es posiblemente la canción más simple y tranquila del álbum, pero es esa sencillez, a la que no estamos acostumbrados, la que convierte al tema en algo que no habíamos probado y que no sabemos si se vuelva a repetir, ya que por poco queda fuera del disco y eso quiere decir que el tapatio aún no sabe muy bien como manejar este estilo.

En algún momento el sonido tenía que hacer explosión y eso sucedió en “Al Anochecer”, otro tema que casi nos perdemos y que fue grabado un día antes de salir del estudio de grabación. Yo que soy amante de los solos y riffs de guitarra me enamore de la parte instrumental más que de la letra, la melodía no sale de mi cabeza y el final me dejó con ganas de escuchar más.

El uso de loops fue la mejor opción en “Gota a Gota”, donde escuchamos precisamente ese sonido que poco a poco llenará el mar, evidentemente es una alusión más al nombre del disco, en donde la parte instrumental se vuelve más importante que la voz para contar la historia.

“Tonight” es un poco diferente al estilo del disco, aquí Siddhartha se arriesga con un estilo más lento en la que los sintetizadores invaden su voz, además alterna partes en inglés y español.

Al final llega “Loco”, el tema en el que hay un cambio más grande y esto se debe a la colaboración de Caloncho, alumno de Siddhartha. Aquí se combinan los dos estilos en una canción más movida y tropical que es lo que Caloncho hace bien y ambos nos invitan a divertirnos y disfrutar la vida y la naturaleza.

Al terminar de escuchar “El Vuelo del Pez” lo único que quería hacer era volver a escucharlo. Sin duda este disco podría convertirse en uno de los mejores del año, además de que estoy segura que llevara a Siddhartha a escenarios cada vez más grandes.