Las ideas más estúpidas empiezan a caer, tu te mojas como si te cayera una lluvia muy tupida desde el cielo, te caen encima de todo el cuerpo y te empapan de textos sin sentido, de lo que esta moviendo a la gente, de lo que todos están hablando. La estúpida lluvia de ideas no busca caer bien, solo quiere hacerte entender que no esta mal opinar incluso de lo más estúpido con la opinión más estúpida… -un ejemplo es este texto- pero tú lo estas leyendo y de eso se trata; más o menos ese es el objetivo.

Hablar de Cristian Castro y de algunas de las propuestas nefastas que la televisión fabrica como “rock”, en el primer tomo de mi columna, no es algo que esperaba hacer, pero este tema esta lleno de estética morbosa que me incita a escribir de ello -en especial del nuevo rockero de “La Esfinge”-.

1

Desde hace un tiempo Cristian Castro nos amenazó con ser rockero, por supuesto, no creí una sola palabra. Pero vaya sorpresa que me lleve al ver que estaba intentando algo “diferente”, algo que simplemente no le va, este güey pasó de ser un gallito feliz a ser un gallote endemoniado, dejó de hacer su asquerosa “balada pop” para empezar a hacer un “metal…muy… ¿malvado?”. Y es que con lo último que ha hecho, este cabrón parece que está poseído por un demonio que le succionó el cerebro -si es que alguna vez lo tuvo- y le hace cometer estupidez tras estupidez.

Son tantos los pecados que esta cometiendo, que el purgatorio no le alcanza para redimir todas sus culpas.

No se si recuerdas la foto que hace algunas semanas se coló por las redes sociales, en donde el ahora ya rockero, posaba desnudo abrazando a su masajista ¡Agh, que asco! al menos yo, no la olvido. Pero no le basto con las burlas que se desataron en Facebook y Twiter -ahora hay un chingo de memes de Cristian Castro semi desnudo y con cara de Grinch, siendo cazado por Lucerdito y su millonario esposo , de antro, en la playa y muchos memes más-, no le fue suficiente y ahora forma parte de “La Esfinge” para volverse un completo loquillo, metalero de pacotilla.

Y a lo mejor no es del todo malo, y su banda menos; pero lo único que ha ganado con este drástico cambio es causar burlas y más burlas de los jovenes seguidores del rock & roll -y seguramente ,uno que otro fan se quedó boquiabierto con esta faceta del inolvidable “gallito feliz”-.

Son 3 las chaquetas mentales que me dejan los masajes con saiote:

1.- quiere llamar la atención: no cualquiera se atrevería hacer una mamada de ese tamaño, por algo lo hizo y quiere que todo el mundo se de cuenta de que existe, es como si con su nueva “música” gritara “¡hey! por aquí, háganme caso”

2.- intentó dejar de hacer música tan “aburrida” para empezar a hacer algo más… “entretenido”. Se canso de hacer siempre lo mismo, quiso revelarse y por eso este cambio tan drástico.

3.- Lo que hace que cualquier personas pierda la perspectiva entre lo graciosos y lo ridículo; La fama, mucho varo, más fama y mucho más varo: todos estamos hablando de su transformación y esto le da más fama y la fama le da más varo, y así este cabrón consigue lo que quiere.

Pero esperate, no es el único haciendo el ridículo…

Y así como este arista podría mencionarte varios famosos que se han visto en la televisora más grande y que se hacen llamar “rockeros” pero su rock no es más que un pop que quiere sonar rudo. Un claro ejemplo es la “rockerisima” Alejandra Guzmán. A pesar de que su papá fue un gran pionero del rock de su época, a ella nomás no le sale.

Agrupaciones como Maná ya debería dejar de vestirse así, no hacen nada más que el ridículo, se visten de una forma contraria a lo que tocan, y no quiero decir que se visten poca madre, pero esa modita de chavo-ruco que traen no va con la propuesta de pop que vienen tocando desde el principio. Y ni hablar de Moderatto, quienes tienen un look super metalero pero hacen dueto con Belida ¡¿WTF?!

Solistas como Aleks Syntek y Beto Cuevas, que quizá cuando ambos tocaban con sus respectivas bandas era algo más parecido al rock, pero hoy, no son más que otros cantantes de pop simplón y mal echo, con mas reconocimiento del que merecen.

Desde mi más modesta opinión, estos son algunas de las estrellitas pop que intentan tocar rock, pero de rock solo tiene el peinado. Solo por tener algo de fama, se avientan a intentar algo que no son y que pocos les creen.