La Política de pueblo son todas aquellas decisiones  y programas sociales que por años de inamovible y anacrónica estrategia, han hecho de un municipio de poca importancia, un lugar donde las fábulas de corrupción y enriquecimiento ilícito superan por mucho el imaginario colectivo. Estos municipios olvidados se multiplican y pierden en  la geografía y extensión del territorio mexicano, propiciando que la “Política de pueblo” se haya convertido en una  política gubernamental de facto.

Por estacionarse en lugar exclusivo y presuntamente insultar a personal de una dependencia de Gobierno estatal, Susana Rita Enríquez de la Garza, fue jaloneada, pateada, roseada con gas pimienta  y detenida por uniformados. Testigos presenciales confirmaron que elementos de la Policía Estatal de Coahuila hicieron uso indebido de la fuerza.

De acuerdo con el acta oficial de los hechos, a las 9:45 horas, la mujer habría ingresado al estacionamiento aledaño al edificio ubicado sobre el periférico Luis Echeverría Álvarez, antes de llegar a prolongación Francisco Coss, aunque el guardia le explicó que los cajones estaban asignados a trabajadores de gobierno. Ella argumentó que el lugar también era suyo, ya que se pagaba con sus impuestos.

El guardia informó de lo sucedido a los trabajadores del lugar, donde fue atendida “Cuando viene a hablar conmigo, dice ‘qué bueno que me recibe porque no me voy a salir del estacionamiento”, explicó la funcionaria. A ello, argumentó que en dado caso no la podría atender, ya que habría quejas e indisciplina en el estacionamiento.
Ante tal respuesta, Enríquez de la Garza le habría arrojado el expediente laboral a lo que la trabajadora se cubrió con sus manos. Un compañero suyo de la oficina se interpuso para evitar otra agresión. Por ese comportamiento fue que se solicitó la intervención de la Policía Estatal.

Empleados y externos sostienen que mientras la mujer se encontraba en el archivo del lugar en espera de una papelería, un oficial ingresó al edificio, la tomó por la espalda, y la llevó hasta el estacionamiento hacia la unidad 1264 donde intentó subirla sin éxito.

Vía. Diario Cambio  

***

¿Porqué y bajo que derechos aceptamos ser sometidos?

Durante un mes he intentado asimilar los hechos, he pensado en todos los posibles desenlaces que esta historia tan simple hubiera podido tener.

Para la definición de poder y política actual, el desenlace solo podía ser uno. El calificativo de poder , en el vocabulario presente, se define como un órgano de represión. La autoridad política en la actualidad, juega el rol de mantener la relación de fuerza por medio de una guerra silenciosa la cual se encuentra incrustada en los tejidos de las instituciones y en las desigualdades económicas.

Entendiendo la forma en que opera el poder en la actualidad, sabemos que la gran mayoría de los que se encuentran al frente de los cargos políticos municipales harán que historias simples, se conviertan en tormentos para aquellas personas que se atrevan a increparlos o desafiar la autoridad que se les ha sido concedido por 3 años.

El poder fascina, aterroriza e inmoviliza.

 Las historia de abusos de poder y atropellos a una ciudadanía atemorizada se llevan a cabo por doquier. La ley no esta,  y nunca a estado del lado del  las personas comunes, de los hijos de vecina, de los de a pie. Debemos  entender la ley no como algo que demarca los dominios de la legalidad –ilegalidad, sino como un procedimiento por medio  del cual ilegalismos que dicha ley permite, tolera o inventa como privilegios de clase; o bien ilegalismos que prohíbe, aísla y define como medio de dominación. En tal sentido, las leyes están hechas por unos cuantos, para que se impongan a millones.

La ley no esta echa para impedir algún tipo de comportamiento, sino para distinguir las distintas maneras bajo las cuales se  puede vulnerar la ley.

 ***

Coahuila es el territorio geográfico donde fue golpeada y agredida Susana Rita Enríquez de la Garza, por hacer caso omiso de abandonar un lugar de estacionamiento perteneciente a los funcionarios públicos de gobierno municipal.

Las siguientes fotografías fueron tomadas en el palacio municipal de Cuautitlán Izcalli, donde se repite el empoderamiento absurdo de los funcionarios públicos.

Si en alguna ocasión te parten la madre, te rocían de gas lacrimógeno y te llevan los separos, no debemos preguntar el ¿por qué lo hacen?, sino el ¿por qué lo permitimos?.

Si quieres conocer más #PolíticasDePueblo  da clic aquí. 

Texto y Fotografías por Noé Canales