La Política de pueblo son todas aquellas decisiones  y programas sociales que por años de inamovible y anacrónica estrategia, han hecho de un municipio de poca importancia, un lugar donde las fábulas de corrupción y enriquecimiento ilícito superan por mucho el imaginario colectivo. Estos municipios olvidados se multiplican y pierden en  la geografía y extensión del territorio mexicano, propiciando que la “Política de pueblo” se haya convertido en una  política gubernamental de facto.

Yo llego, parqueo la troca afuera de la escuela valiendo madres que no se  pueda.  ¿Quién me la va a hacer de pedo?, al contrario. Agradecen que  me de una vuelta para ver que todo este en orden.

A mi morrita le gusta que vaya por ella. Sale echa la chingada de su salón, aunque no haya terminado la clase. Los profes nunca dicen nada, para mi que se las huelen, pero  no dicen nada, son putos.

Como más me gusta  verla es con su uniforme de la escuela color rojo.  A ella como le calienta verme con el uniforme, con la placa en el pecho o que me digan comandante Erick Montoya. Le encanta salir de la secundaria y que la  espere sentado en la patrulla, nomas guachando como sus compañeritas se le quedan viendo.

***

En fechas pasadas se dio a conocer el caso del comandante Erick Montoya Osorio, técnico operativo de Seguridad Publica de Cuautitlán Izcalli que sostiene una relación amorosa con una persona menor de edad de nombre Fernanda la cual cursaba la secundaria.
En el Estado de México el artículo 271 del código penal tipifica como Estupro a aquel que tenga cópula con una mujer mayor de quince años y menor de dieciocho y que haya obtenido su acuerdo por medio de engaños, más no se procederá contra el inculpado del estupro, si no es por querella de la mujer ofendida , de sus padres o, a falta de éstos, de sus representantes legítimos.

***

En un micro cosmos que no supera  los 600 mil habitantes, se vuelve más evidente  el abuso de autoridad y la impartición de justicia  de manera discrecional. Las personas que se encuentran al frente de los mandos policiacos se han ensañado con una población cada ves más lastimada, que día tras día tiene que soportar irregularidades, abusos y agresiones de toda índole por parte de aquellos designados para salvaguardar la integridad de la ciudadanía.

Por el contrario, han abusado de sus cargos y sus funciones y lo único que han hecho es cogerse, como en este caso,  a una ciudadanía puberta que no se encuentra preparada para reclamar ninguno de sus derechos.

Anteriormente en política de pueblo: Morir en cualquier momento 

Para conocer más Políticas de Pueblo da clic aquí.