Las ideas más estúpidas empiezan a caer, tu te mojas como si te cayera una lluvia muy tupida desde el cielo, te caen encima de todo el cuerpo y te empapas de textos sin sentidos, de lo que está moviendo a la gente de lo que todos están hablando. La estúpida lluvia de ideas no busca caer bien, solo quiere hacerte entender que no está mal opinar incluso de lo más estúpida con la opinión más estúpida… -un ejemplo es este texto- pero tú lo estás leyendo y de eso se trata; más o menos.

A lo largo dos últimos años las tradiciones mexicanas se han ido deformando por diferentes factores; el día de muertos es un gran ejemplo, que se ha transformado por adoptar diferentes aspectos traídos desde el gabacho. En primer instancia, muchos ya olvidamos que es “Día de muertos”, nada de “Halloween”.

Las fiestas de disfraces se han vuelto los eventos  más deseados por ser el día en que uno puede “pirujear”, “perrear” y ser todos los “ar”  por una noche sin ser juzgados. Obvio,  ya no pensamos en vestirnos de vampiro, de momia, calabaza, calaca o cualquier cosa alusiva al día de muertos; ahora buscamos lo que está de moda o lo que más nos guste, no importa la temática que tenga, puede ser una película, una serie de televisión, nuestro músico favorito o hasta de cualquier objeto que se nos cruce en el momento de desesperación.

Pero ojo, hay una línea delgada entre lo cool y lo ridículo -creo ya lo había mencionado antes con otro tema (guiño)-, y otra más entre ser creativo y quedar como un completo pendejo. Pero ¿Cómo le hago para ser cool y creativo y no quedar como un ridículo pendejo? Ah, pues más o menos así:

No es necesario comprar/rentar un disfraz, lo puedes hacer con lo que tienes en tu casa

Muchas veces los disfraces hecho con tus propias manitas, son los que sobresalen en las fiestas, porque obviamente se ven caseros, pero muy nice. Así que échale coco e ingéniate cómo hacer el vestuario de tu personaje favorito con cositas que te encuentres en tu casa.

Procura no enseñar más de lo necesario

Mujeres, entiendan por favor es una fiesta de disfraces, no una caza liderada por una madrota dueña de una casa de citas. Hombres, no enseñen miserias, neta que un hombre lleno de tela licra no se ve nada sexy. Denle más trabajo a la imaginación.

A la moda lo que te acomoda y en los disfraces también aplica

Hay un personaje, actor y/o músico que idolatras tanto que quieres imitarlo para esa fiesta de disfraces, pero ¡oh querido!, lamento decirte que si no te pareces en nada a él, la vas a cagar. A veces el color de nuestra piel o el tamaño de nuestro cuerpo -sin Ofelia, banda- nos hará quedar en ridículo y seremos señalados hasta la hora de nuestra muerte.

Crea algo nuevo

A través de internet hemos visto infinidad de disfraces muy cagados y creativos, algunos más que están choteadísimos -la toalla sanitaria, por ejemplo-. Procura evitar, también, esos disfraces que en vez de dar risa, dan asco. Se innovador y piénsale un poquito, te juro que no duele.

Al final de la fiesta vas es seguro que  termines con el maquillaje corrido, sin accesorios y en el peor de los casos, sin disfraz alguno. Así que diviértete, portate mal y cuidate bien.