Las ideas más estúpidas empiezan a caer, tu te mojas como si te cayera una lluvia muy tupida desde el cielo, te caen encima de todo el cuerpo y te empapan de textos sin sentido, de lo que esta moviendo a la gente, de lo que todos están hablando. La estúpida lluvia de ideas no busca caer bien, solo quiere hacerte entender que no esta mal opinar incluso de lo más estúpido con la opinión más estúpida… -un ejemplo es este texto- pero tú lo estas leyendo y de eso se trata; más o menos ese es el objetivo.

Llegó el 12 de Junio y el Mundial ya estaba comenzando, me dieron ganas de ver la inauguración -porque las inauguraciones son muy bonitas-, pero primero está lo que deja y luego lo que apendeja -dice mi tía abuela con toda la boca llena de razón-. Emprendí el camino hacia el centro de la Ciudad por cuestiones de chamba. Mi cuñada intentó ponerlo en el celular pero nomás no se pudo, ni cinco segundos pudimos ver.

No me importaba el mundial, no sabía ni “J” de lo que iba a pasar. No tenía ni puta idea de quién jugaría, cuándo, dónde ni a qué hora. Pero  fue pasando el tiempo y empecé por interesarme en los partidos de México y  la connotación que estos implican. Tal vez fue por la cosquillita de entender toda la sarta de pendejadas que llovían a diario en mis redes sociales. No supe en realidad cuál fue la verdadera razón de mi interés por ver a México jugar en el Mundial.

Así pasó el tiempo y conforme México avanzaba, mi interés crecía. Mi pasión creció no al punto de llorar, enojarme y patalear, pero si al punto de sentir feito con el #NoEraPenal. Y cuando México quedó fuera del Mundial mi interés disminuyó, pero igual me interesaban los resultados finales.

Y ya se nos acabó…

Domingo 13 de Julio.-  Argentina y Alemania se enfrentaron con el objetivo de llevarse el campeonato mundial de la FIFA. Un partido que estuvo de hueva, fueron 90 minutos desperdiciados de mi estupenda vida. Pero,  ¿Qué chingados opino si soy una novata en esto del futbol? , el fin del Mundial llegó y ya no hay nada que hacer.

Durante este mes del “no me molesten, estoy viendo futbol” aprendí varias cosas.  Algunas las quiero compartir contigo, ya lo se, son pendejadas como todo lo que fluye de mi boca. Espero que te diviertas  tanto como los brasileños disfrutaron que les saquearan de su país.

1.- No importa si no sabes abrir una botella de Powerade, igual te llevarán al mundial a que metas autogol y nunca debes olvidar que tu nombre no es Kalimba.

2.- “Si toma no maneje” muchos menos un barco y aún menos se lance por la borda . Por fa, si estás en medio de un crucero y ya estas muy tomado, no te avientes del barquito. Seguro colgarás los tenis…. Me han contado.


3.- Yo opino que NO ERA PENAL.

4.- Podrás formar parte de una banda, podrás ser un artista, una figura pública, podrás escribir una o mil canciones, pero nunca tendrás la simpatía que “El Piojo” Herrera tiene en el campo.

 

5.- Hay un cabrón todólogo. Le hace de actor y jugador de futbol, en Estados Unidos se hace llamar Josh Radnor y en México lo conocen como Guillermo Ochoa.

 

6.- Robben también actúa… Y lo hace muy bien, eh.

no era penal

7.- Todos decimos que NO ERA PENAL.

8.- En Brasil no conocen a la gente “influyente” del PAN, o realmente les vale madre. A demás de nacos son marranos y montoneros. Igual ya salieron liberados

9.- Neta, tenemos al más divertido DT de la historia… ¿vieron la cara de Joachim Löw cuando Alemania le metió 7 goles a Brasil? Nada que ver con el carisma del Piojo.

piojo

10.- Y por último, efectivamente NO ERA PENAL.

Se ha terminado esta edición del  Mundial  y estamos contando los días para esperar ser testigos del desmadre que se va armar en  Rusia 2018.

Ahora no desesperes, ten calma, póstrate en un sillón, toma una posición fetal y llora, llora hasta que te quedes dormido y pienses  que los días sin mundial no sirven para nada. Práctica esto todos los días de la semana hasta que otra justa deportiva se vuelva moda, lo superes o simplemente se  te olvide.